La Hormiga Trabajadora

sábado, julio 19, 2008
- A la mierda - Dijo casi gritando y echo su carga al suelo - No soy feliz haciendo esto, al carajo, me voy, renuncio.

Todas las demás hormigas se sorprendieron. Perplejas no sabían que pasaba. Una de ellas (la más vieja) comenzó a hablar a su compañera desertora.

- Mira - le dijo con una cara llena de repulsión, que solo las hormigas saben hacer - nosotras las trabajadoras vivimos para esto, trabajamos todos los días por la reina que nos dio la vida, que mantiene la colonia y que nos asegura la continuidad de nuestra especie.

- Que me importa - respondió la primera hormiga - ya lo dije me largo, al diablo la reina. No soy feliz, nunca lo fui, prefiero la muerte a seguir sirviendo a la jodida reina.

Termino se fue por el lado contrario del hormiguero, la hormiga vieja aun más perpleja se abalanzo sobre su compañera, las demás la siguieron y la mataron.


Más tarde un emisario informo a la reina del hecho, ella escucho atenta la historia y cuando la dejaron sola dijo en voz baja.

- Ojala tambien me hubieran matado a mi, porque soy igual de infeliz.

1 comentarios:

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Pobre hormiga reyna (la de este cuento) no tiene ni quién se anime a facilitarle la vida quitándosela.

Bonito cuento.