El bueno de Epicuro

lunes, mayo 31, 2010

Estoy convencido que los momentos proustianos llegan cuando estas o muy borracho o muy cansado. Como ya va más de un año que no bebo (no por voluntad propia sino por la de mi doctor), he tenido que esperar a tener la mierda bien revuelta y el cuerpo estrujado para conseguir esas manifestaciones de cruda realidad. Una en particular llego ayer mientras chateaba con un amigo. Hablábamos de nuestra situaciones laborales, resulta que ambos nos encontrábamos gracias al desempleo al borde de la ignominia y la prostitución, enumeramos los trabajos en los cuales nos habían rechazado como perros vagabundos, junto con los trabajos a los que habíamos rechazado por no tener una propuesta acorde a nuestras expectativas de sobrevivencia y libertad. La conversación fue derivando en una descripción larga del “trabajo soñado” de mi querido amigo, además de exponerme de forma muy extensa su “plan ñoño de vida”. Ya cuando mi paciencia terminaba y me disponía a apagar la pc e irme a ver un capítulo antigüito de los Simpsoms para despertar al cerebro remojado, mi amigo me salio con una pregunta que me rompió las bolas dejándome anonado: “¿Y tú, qué planes para el futuro?”. Seguramente mi amigo esperaba la misma perorata ultra-ñoña que dijo, pero no, ni por si acaso la pregunta había pasado por mi inocente cabeza. Durante unos breves instantes yo y mi hámster cerebral tuvimos la tentación de pensar en serio, pero en una pequeña búsqueda en mi banco de datos encontré la respuesta perfecta: “Mira hermano citando a Epicuro yo creo que el …futuro ni depende enteramente de nosotros, ni tampoco nos es totalmente ajeno, de modo que no debemos esperarlo como si hubiera de venir infaliblemente ni tampoco desesperarnos como si no hubiera de venir nunca…”, a lo que mi amigo contesto: “Jah???”, momento el cual aproveche para salir del msn.
Ya después mientras mis neuronas se relajaban frente a la televisión agradecí cien mil quinientas veces al bueno de Epicuro por dejar esas palabras tan sabias que salvan de la catástrofe a tipos como yo, al los que fácilmente se dejan cagar el día por ir pensando en huevadas.
Como dicen por ahí, a veces es bueno pensar, pero la mayoría de la veces no, por el momento mi principal objetivo en la vida es conseguir un laburo que me de lo suficiente para darme algo que meter al buche de vez en cuando y obtener la receta perfecta para el rollo de queso. Personalmente me parece una perdida de tiempo andar reflexionando en el futuro, Dios o la muerte. Especialmente en ésta última, creo que de todos los problemas que puede ocasionarnos la muerte, la menos grave es matarnos. Porque por andar rompiéndose las pelotas toda la vida intentando escapar de la muerte, hay muchos que se olvidan de vivir.
En fin para finiquitar el post, les dejo mi aforismo favorito de este filósofo griego además de una canción 5 estrellas.
"Acostúmbrate a pensar que la muerte no es nada para nosotros. Porque todo bien y todo mal reside en la sensación, y la muerte es privación del sentir. Por lo tanto, el recto conocimiento de que nada es para nosotros la muerte hace dichosa la condición mortal de nuestra vida; no porque le añada una duración ilimitada, sino porque elimina el ansia de inmortalidad. Nada hay, pues, temible en el vivir para quien ha comprendido rectamente que nada temible hay en el no vivir. (Carta a Meneceo, 124)"

4 comentarios:

Lucerito dijo...

No le veo ningún sentido al vivir pensando en el futuro, lo importante es vivir el presente... y realmente VIVIR, con todo lo que implican esas 5 letras, no sólo vivir por vivir...

Beto Invisible dijo...

Y bueh, muchas veces me han hecho la misma pregunta y les respondí con un sincero "no sé ni siquiera que voy a hacer mañana".

Para bien o para mal, el horizonte es difuso.

Asesino De Leyendas dijo...

hay q simplemente vivir, un abrazo brother...

Vania B. dijo...

A mí me encantaba pensa en el futuro, estilo la lechera esa del cuento, ubicas? la que tenía una vasija de leche y pensaba en venderla y comprar gallinas, luego chanchitos y finalmente una vaca. Pero tal como el cuento, zas! pasan cosas que borran todos esos sueños inútiles de un tris.

Mejor no pensar tanto en el futuro, y vivir el presente.

Abrazos hasta la Llajta.

No te pierdas tanto che.